CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

domingo, 30 de julio de 2017

Libro, El cuerpo de la noche







El cuerpo de la noche, disponible en:

https://www.amazon.com/gp/product/1546469354?ie=UTF8&linkCode=as2&camp=1634&creative=6738&tag=letralia-20&creativeASIN=1546469354

Uróboros en revista Rojo Siena

En cualquier sitio me encuentra: se arrastra entre mis piernas, se desliza sobre mi sexo herido por sus escamas, su sangre pulsa en mi pecho, el latido de su corazón es caos, es océano que ahoga las noches. Repta hasta mi cuello y despliega su hocico: su aliento me envuelve dentro de un mundo donde la tempestad cobra perfil de rostro, horizonte de relámpagos que abre el cielo hasta mis venas. Sus colmillos erosionan mi piel; sangre en el viento como astros en la noche virgen. Y no puedo despertar hasta que se me acaba el aire...

Leer en:

http://www.rojosiena.com/revista/fernando-yacaman-neri-cuento

Cuento que se desprende del libro "El cuerpo de la noche".

viernes, 27 de enero de 2017

Vórtices


Estadisticas y contadores web gratis





 ¿Ellos qué saben? No conocen a Valentina. Sus ojos son dos luces rojas que andan en la oscuridad, al abrazarla sus escamas abren mi piel, mi sangre en su cuerpo es luz. En su pecho resuenan relámpagos, en sus labios la marea del océano y en la punta de su lengua danza el huracán que me destruye. Me pierdo en su vientre de abismo, en su profundidad un destello emerge de la arena y deslumbra cadáveres...

Leer en:  
 Vórtices, cuento que pertenece al libro El Cuerpo de la Noche

Fotografía: Yazmín Ortega

miércoles, 18 de enero de 2017

Tritón, en la Revista el Humo

Enlace para leer Tritón en Revista el Humo

TRITÓN

I  
                                                                                                                                               
Mi tío murió.
Desde entonces Tritón es mi abuelo.
En el mar desaparece.
“Te encontrarás con el demonio”.
Él no cree en las palabras de mi abuela.
Cuando regresa,
escucho romper las olas en su corazón.
Herido y sin voz,
me cuenta historias de magníficas medusas,
batallas con monstruos de abismo,
sirenas crean en sus labios tormenta.
Yo, cuando sea grande quiero contar esas historias.
Quiero tener más tatuajes que él.
Quiero ser tritón y tener las escamas más brillantes que él.
Una tarde lo convencí de llevarme.
La espuma cubrió mis ojos,
entraba por la boca.
La muerte me abrazó.
Yo quería seguir,
pero mi abuela apreció en la orilla.
“Si te llevas al niño te quedas sin mujer”.
Mi abuelo me soltó y se fue con el mar a sus espaldas.

II
Mi abuela amanece frente a la fotografía de mi tío.
La corona de cempaxúchitl se ilumina por un cirio,
y un santo que todo lo observa.
En el beso que mi abuela deja en la fotografía nace la noche.
“Vieja loca, tu brujería pa otro lado y dame de comer”.
Ella, maldice el día de su boda,
y deja marcadas sus huellas en las tortillas.
Yo, me quedo frente al altar donde transcurren los días y se hace la noche.
En el altar donde escucho la respiración de mi tío.

III
  
IV

Mi abuela me enseñó a sopear las conchas en el café.
Hablar de la muerte viendo a los ojos.
Cuando el cielo esté despejado podremos ver a mi tío.
El café ha perdido su sabor.
La muerte a veces nos acompaña en la mesa
A veces rasga los ojos de mi abuela,
a veces se mete en mi cabeza y no me deja dormir,
a veces apaga la luz del cirio en el altar de mi tío.
V

Cuando pregunto sobre mi tío,
mi abuelo contesta que no quiere saber más,
y desaparece en las olas.
Yo pienso que quiere olvidarse de nosotros.
VI
Mi abuelo no regresa.
“El mar es un suicidio”.
Dice mi abuela con el rosario en la mano.
“El mar es el campanario de la muerte”.
Los rayos del sol iluminan el latido del océano.
¿Escuchas las olas?
La llama del cirio se apagó.
El santo cayó de altar y ha perdido la cabeza.
Mi abuela cada atardecer conjura.
“No pases  los atardeceres en el muelle,
los hombres se enferman de infinito,
los locos acaban en las orillas del mar”.
Al amanecer; peces muertos sobre la arena.
VII

Mi abuelo regresó y perdió sus escamas.
Mi abuela dice que es otro porque tiene el diablo en los ojos.
Por más que veo sus ojos no lo encuentro.
Yo creo que le arrancaron la lengua y por eso no habla.
VII

Mi abuelo reaccionó y me contó un secreto:
“El hombre que no conoce el fondo del mar, no se conoce a sí mismo”
-¿Y qué viste ahí?
Mi abuelo, por primera vez, se paró frente al altar de mi tío,
tomó su fotografía y le dio un beso.

lunes, 16 de mayo de 2016

Los lunáticos son los únicos hombres que giran alrededor de la tierra, en la revista nagarimagazine.com

http://www.nagarimagazine.com/los-lunaticos-son-los-unicos-hombres-que-giran-alrededor-de-la-tierra-y-otros-poemas-fernando-yacaman-ner/

Los lunáticos son los únicos hombres que giran alrededor de la tierra

Los lunáticos son los únicos hombres que tapan el sol con un dedo.
Es fácil reconocerlos, a sus espaldas los sigue un animal fantástico.

La piel de los lunáticos es un mapa astral que en la noche se expande en el universo.
El pulso de su sangre; lluvia de meteoros.

Por gusto, repiten la misma canción una y otra vez, una y otra vez.

Con los ojos enfermos de noche, descubren realidades que ocultan las sombras.
Detrás de sus párpados la agonía de una estrella.

Por una puerta escapan del mundo y regresan por la madrugada;
si la dejan abierta, escapan pesadillas que atormentan a los hombres.

Por gusto, apagan y encienden luz, apagan y encienden luz.

Son excelentes nadadores y en el océano se pierden en la inmensidad, para después sorprender a los bañistas con oleadas de medusas.

Tu sombra

Tu sombra, se desprende del meteoro.

Tu sombra, es la mantarraya más grande de los mares.

Tu sombra, danza en el amanecer herido, bajo los párpados de los hombres, en los ojos abiertos del muerto, en la visión del santo demente.

Tu sombra, lengua de dios.

Tu sombra, todas las arañas de la tierra que a su paso arrastran la noche.

La luz del atardecer, se desborda en el océano en el último horizonte y proyecta tu sombra en el muro que se eleva desde los cimientos de la capital.

martes, 2 de febrero de 2016

Destrozando el tiempo, en el Foro Indie Rocks,17 de febrero

sábado, 12 de septiembre de 2015

Vértigo


Cuento: Vértigo, en la revista:


Versión en línea:
http://www.aguascalientes.gob.mx/temas/cultura/editorial/pdfrevistas/Parteaguas35.pdf







lunes, 6 de julio de 2015

El acapulcazo de la chingadalupe


Las tres alegres vírgenes: Guadalupe, Concepción y Tlatelove se reunieron en conocida cafetería bar ubicada en la San Rafael.
—Oye Lupe ¿Qué vas a pedir?
—Pues una soda italiana. Necesito ponerme más de mundo, con eso de que ya  vendieron los derechos de mi imagen a los chinos, pues tengo que dejar el tequila descansadito ¿Y tú Conchis? ¿De que traes ánimo?
—Ay, de una piña colada o una mimosa, como las que preparan en el Baby O ¿Si conocen? ¿O son nacas?
La Tlatelove mientras comía cacahuates japoneses le contestó:
—Mi amor hermosa, inocente palomita, claro que conocemos, pero la naca eres tú por ir ahí; pero ya que lo dices ¿No sería hermoso, buena vibra, todo luminoso y de colores aventarnos un acapulcazo? Estoy harta de Tlatelolco. Necesito aire puro, no tanto smog, ni cacas de perro, ni basura de los manifestantes; mira como dejaron el 2 de Octubre, no podía una ni caminar.
Lupe dio un sorbo a su soda italiana:
—Órale cabronas, vamos a echarnos un acapulcazo para rozarnos con la pinche pelusa, porque Silvia Pinal y Mauricio Garcés ya no rolan por esos lares. Sirve que ahí nos perdemos y nadie nos reconoce.
—Sobres, me animo… ¿Ya vieron a ese mesero? Está bien papatzuli… Hola mi rey ¿Me traes la cuenta? Y tú número de teléfono…Papi ¡Apachuuuurroo! Sabroso el guiso, ay quiero decir: gracias nene ¿A qué hora sales por el pan? Jeje bromeo, no vayas a pensar…
—Ya cállate pinche Concha, siempre terminas como una estúpida, un poquito de dignidad ¿Dónde dejas tu estatus? Y sácate tu topaz otra vez. Espero lo hayas afinado perra, que de regreso de Guadalajara fue una chinga traer la grúa desde Salamanca hasta la Santa María. Ahí debes culera.
—Mana, yo te invito los tragos en Aca y quedamos a mano ¿Zaz?
La Tlatelove dejó la propina y emocionada exclamó:
—Muy bien chiquitas, dicho todo, extinguidas las riñas ¡Renace el amor! Por nuestra friend ship, forever and ever, 1, 2,3 4,3 imagine all the people live in peace and flower power!
Después de afinar el topaz 97 y trepar hasta la jaula del perico; las tres angelicales vírgenes tomaron carretera hacía conocido puerto del pacífico y llegando a la curva de la pera…
—Lupe. Lupe…
—¿Qué pedo concha?
—No le pises tan duro que me vómito. Tanta curva y zangoloteo me dejó pendeja ¿No traen dramamine?
Tlatelove que iba de copiloto intentó tranquilizarla:
—No mi chiquita, pero aquí tengo un garrafón de agua bendita. Te ayuda para todo. Imagínate que a mi vecina la Juana hasta le ayudó al parto porque lo tenía atravesado. 
Lupe agarró el volante con las dos manos y aceleró:
—A la que traigo atravesada es a ti puta Concepción, me sales más cara que un hijo idiota. Vamos a tener que parar en uno de esos changarros donde cualquier coca te la dejan caer bien sabroso, pero bueno, igual nos cargamos de unas camineras.
Tlatelove tuvo uno de sus tantos arrebatos de emoción:
—A ver, organicemos una ronda de canciones para cantar en carretera. Algo bonito bien padre, guay de Paraguay. Yo comienzo: Carretera, carretera de la vuelta…
Métete tu carreta por el culo y sácame el cassete que está en la guantera. Quiero escuchar a la Madonna, like a virgin, you know? Morenas power forever bitches ¡Pa que se caguen! ¿O no concha?
—¡Que pueeeercoo! Lupe, que atascada ¿Me das un beso de lengua?
—Estoy manejando pendeja… ¿Quién se tiró un pedo? ¿Cuantas hostias te tragaste el domingo? Tlatelolca de mierda.
—Yo no fui chiquita, fue la que tenga las orejas calientes.
—¡Chingueme yo! ¿No? Yo la caliente, yo la de las orejas, yo la concha ardiente ¡Ya vieron! Otro retén ¡Frena Lupe!
—Ni madres Concha, nos dieron luz verde. Tú lo que quieres es joderte un sorcho y no se te va a ser mientras yo viva en esta realidad terrenal. Una virgen no cae tan bajo, al menos las celestiales.
—¡Ya vamos a llegar! Viene el túnel Corazones pidan un deseo.
—Si perra, que se te pudra el culo…No es verdad Tlate, es que ya me anda por llegar y cogerme a un lanchero. Con que no me salga violento o puto…
—No te preocupes nena ¿Ya vieron el mar? Tenemos que llegar con nuestros acapulqueños que son tan devotos y hasta algunos se matan a unos a otros encomendándose a nosotras.
—Ahí está el burro ¡El burro cebra! Hay que bajarnos a tomarnos fotos como lo hizo la naca de la Pau y dame otro tequila, pero del bueno güey.
Después de una larga sesión fotográfica, la Guadalupana indicó:
—Llegamos directo a Caleta para comprar unas alpargatas y unos pareos bien cool, pero antes reservamos en el Ritz y sacas tu tarjeta pinche Tlate, que ya me enteré que te pagaron tus servicios en el vaticano por ser la virgen más vieja de México.


Las chicas llegaron a Caleta y decidieron dar un paseo por la orilla del mar. Iban muy sonrientes hasta que Concha tropezó:
—¿Qué es esto? Ay, gente tan marrana ¡Qué asco! Es un cachalote ¿Una foca muerta?... Ha no, ya la reconocí, es la virgen de Caleta asoleándose. Deja le tomo una foto para subirla al Face, pobre pobra ¿Quieres un mango con chile?
—Oye prima, no te pases de verga, que aquí yo soy la patrona y si no te cuadras te echo a los clavadistas que están bien mameyes, para que te pongan en tu mouse o en cuatro.
La virgen de Caleta se tranquilizó al escuchar a Tlatelove:
—No chiquita corazón. No te habíamos reconocido, pensamos que eras una gringa pasada de bronceado, que lindas trencitas ¿Dónde te las hiciste?
—Yo quiero un tatto de henna que diga Lupita´s virgin rules y la cara de  juan Diego tragándose unas rosas.
—Yo quiero una conchita abriéndose y mostrando una hermosa perla negra como un clítoris ansioso. Viene mucho conmigo, con mi personalidad  ¿Ya vieron el que vende los collares? Oye  chiquito, mi rey, me enseñas tu merca y de paso lo que quieras jaja…es de guasa. Que padres recuerditos y llaveritos  de estrellitas de mar ¿Tú los haces? Con tus manotas, ay que manotas ¡Puedo tocar! ¿Y sabes mover la pancita por un peso mi rey?
—Conchis mi reina, no te pases de pendeja. Gracias joven, por ahora nada ¿Sabe usted donde queda el Ritz?
Después de instalarse en conocido hotel, las muchachas bien armadas y con unos sexys bikinis a rayas corrieron en dirección hacia las olas.
—Como una ola, tu amor llegó a mi vida, de espuma blanca tu amor de caracola, como una ooolaaaa.
—Yo me sé una rola mejor: De arena y sol, el mar azul contigo yoooo, contigo tú…
—Así, yo se las mató: Vamos a la playa huoo oo oo, vamos a la playa huoo oo oo.
—Ash, la cagaste Tlatelolca.
—¡Ya! No me hagan bullying  ¿Ya vieron ese negro? Me siento en Haití. Caballero, caballero, Poseidón tritón contemporáneo ¿Sabes dónde puedo picharle a mis cuadernas de doble raya un viajecito en la banana? Dicen que está de poca…
—Mira prima—interrumpió la virgen de Caleta— Yo sé dónde está lo mejor. Estos te van a sacar hasta las perlas de la virgen y ya no estamos pa estafas. El vaticano está en crisis y yo aquí no me sostengo ni de pescadillas, ya nadie va a mi templo. Vamos con Zenaido, él da más bara, pero pícheme una chela, pa celebrar su llegada cabronas, por el gusto de conocerlas.
Lupe abrazó a la virgen de Caleta:
—Querida morenaza que buen color tienes. Agradecemos tu hospitalidad, porque estas pendejas no saben ni donde está su cabeza. 
Ya estando en la banana.
¡No manches! Me siento sentada en la verga de dios, ahí perdona jefecito ¡Dale duro! ¡Sin piedad!...¡Por dios! Tiburón a la vista bañista ¡Sacúdemelo! A mí me gusta la gasolina ¡Dame más gasolina! Me estás pellizcando Tlate, aaah cálmate Concha, cálmate. No mames, cálmate tú ¡Bájale pendejo! Sí me rompo te endeudas ¿Sabes a quién traes? Quiero vomitar. No. no, dale ¡Dale! Ya me gustó huuuu, se cayó la Concha ¡Joven! Se cayó la Concha.
—A señito, pos así pasa, con la edad a mí los huevos ya me llegan hasta las rodillas, pero aquí seguimos.
—No pendejo, se cayó Concepción mi amiga virgen ¿Sabes con quién estás hablando pelado?  Con la mismísima…
—¡No prima! Aquí la influencia no funciona. Ahorita la recogemos. Al fin que somos de madera y de igual forma flotamos.
—Ay amigas sentí que el culo me abandonó, pero gracia a mi jefecito ya estoy con ustedes. Vamos a tiranos a la playa pa que se me pase el susto y broncearnos de pasadita ¿Ya vieron quién está ahí con esos mayates y esa bola de putos? ¡Que oso! Es tu criado Lupe, tu querubín el que te carga la luna.
—Pinche puto hasta trencitas se hizo. Que no me vea. Va a querer chichifear las bebidas, háganse bien pendejas. Vamos a otra palapa ¿Cual recomiendas Caleteña?
—Mira prima, vamo a la escondida donde comen los clavadistas de aquí de la Quebrada, pero con la condición de que me inviten a la party.
Ok querida, pero te me pones guapa e influyente porque nos la queremos pasar de agasajo.
—Antes de ir al Baby O, vamos al Yate Fiesta, pero ustedes me lo invita, porque aquí con los huracanes me quedé sin sustento. Me la paso tragando pura despensa de la milicia  y no se vale; una es virgen aunque sea región 4.
 Lupe la abrazó del hombro:
—No te preocupes mana. Yo me organizaré una colecta en la Villa y te van a dejar bien parada, pa que dejes de andar vestida con conchitas, algas y estrellas de mar. Ya te me figuras a la pendeja de Ariel, uajo el mar.
Lupe le prestó un modelito y las chicas se produjeron hasta vestirse para matar.
Las cuatro vírgenes se posaron frente a la entrada del Yate Fiesta.
—Capitán, capitán. Expresó la Lupe – soy tu madre. A lo que el capitán respondió.
—la tuya en vinagre. Mira cambuja, este barco es VIP y a ti te veo muy prieta.
—¡Mira insolente! Soy como quién dice la emperatriz de la raza azteca, como tú y si vengo a Acapulco deberías agradecer. Tu cacharro de yate jamás tendrá una figura como yo, así que ábrete y queremos coctel de cortesía. Soy Guadalupe ¡La mismísima del Tepeyac! Pendejo popeye de mierda.
Ya dentro del yate nuestra querida Tlate se dirigió a proa y se sacó el sostén:
Im flying, im flying baby…
—Mira pinche Tlateloca, este no es el Titanic y tapate las chiches que das vergüenza con los 237 años de batalla no dan buena impresión.
—¡Prima! Arriba está la fiesta hawaiana y unos cócteles bien coquetos ¡Vamo!
Y ya arriba Concepción quedó boquiabierta:
—¡Cuanto gringo! Apachurro, güero rojo camarón ¡Mi especialidad!  Aunque no sepan bailar ni madres, arrítmicos como la chingada y se pongan pedos con un trago de tequila ¡Ni aguantan nada! pero cuanto billete verde traen, ¿Cómo te llamas Jhony?
Levantando las manos y un movimiento sexy huuuu! Baile, fiesta, goce ¡Todos con las manos arriba y aplaudiendo!
— Oh Jhony me encantas. Mencionó Concepción en los labios del rubio y discretamente le tocó la verga — ¿Qué buscas mi Jhony?
—Petróleo , petróleo, petróliooouuu. Profuuundoo, Mexican curious is very good.
— I love you Jhony, invítame a Texas ¿No?  Ay, esa rola me fasci, está de veri gud jaiv a nais gud taim ¿Undsternd papi?
—Oh latino, mucho sabour, morena, rico, mucho pica todo Zapata quiero sabor cangrejo.
—¿Qué dices pendejo? ¿Cangrejo? Si, cangrejo seguro… Detesto estos problemas del lenguaje, pero en la cama nos emparejamos mi güero….

Después de horas bajaron del Yate, cada una con un coctel en mano y se despidieron triunfalmente de toda la tripulación. La virgen de Caleta como buena anfitriona las encaminó hasta la cuna de los mi reyes, es decir, el famoso Baby O.
—Ponte bien Concha, que no te vean peda ¡Cale! ¡Cale! Dile al gori del antri que somos las más VIP y que su almi no se salvi sino entri estás morri.
—Lupita ¿Estás hablando en latín? Por qué ya lo olvidé. Vivir tanto tiempo en Acapulco me ha vuelto pagana y súper pobra. Aunque no me quejo, porque me han colgado de milagritos unas cuantas charolas de los meros influyentes de Guerrero.
Concha se sentía muy muy aguadita:
—Pos ay que aprovechar nenita. A mí el otro día la Gaviota  me pidió un bonito peinado pa la última reunión que tuvo con las nenas que se coge el Azcárraga. Mi rey ¿Cómo estás flaco? ¿Si te acuerdas de mi flaco? La amiga de la Gavi-idiota. Jeje ¿Sí o no? Estás en la lista de mi corazón y te daré un chachito en el cielo mi rey ¿Te late? No es extorsión, eh ¿Cómo ves? Aquí entre tú y yo nadie supo. Lo que te ofrezco no te lo va a dar ni la Rubio. Soy Conchi Love, my Nic name for de naigths in the monster partys.
—¿Gavi-idiota? Ijole, pus, no sé, estoy confundido prima ¿Están en la lista? ¿Cuántas vienen? ¿Cuántos hombres, cuántas mujeres?
—Mira morenazo, soy tu Lupe y no me importa que hayas hecho el trato con esta vulgareja. Yo soy la señora de los cielos y sin alusión a nadie eh ¿Me ves? ¿Me oyes? ¿Me escuchas? No estoy yo aquí que soy tu madre pendejo gorila. Perdón, quise decir, te dejo mi abrigo y quiero el sellito que saldré a fumar. 
Las muchachas entraron y Concepción no aguantó la emoción:
—Ay cuanto papi tan guapo ¡Ya vieron! Que chavitos ¡Que papuchos! ¡Que apachurros! ¡Que chacullo! Que caramelitos ggrrrrr no puedo más, ardo, ardo ¡Ardo!…¡Que vengan los bomberos que me estoy quemando!
—Mira Concepción, no te quiero limitar pero date a desear que así nadie te va a adorar ¿Dónde están tus estrategias de enajenación con el pueblo? No me hagas pensar que este gobierno también nos hace ser unas pendejas. Mami,  nosotras estamos más allá del bien y del mal y de las Peñas del Nieto de su chintasnar…
—¿Qué dices Lupe? No te entendí ni madres, yo sólo quiero una polla ¿No veníamos más?... ¿Dónde quedó la Marimar celestial?
—A quién chingados le importa ¿Vamos a la barra?
—OK perra, vamos.

Pidieron tres  whiskies a las rocas, que bebían mientras Lupe viboreaba a los presentes:

—Ya vieron, ahí está Ninel el surimi asesino, Luis mi, Coco Corcuera, Lupita dale Recio, la maldita prima güera. Nooo, ahí está la pinche Gaviota de mierda, yo si le parto su madre. Comper mis reinas. Tlate cuida a la Concha, que en cualquier momento vomitará. 
—Seré muy Tlatelove, pero no soy una puta nana. Recargaré a esta pendeja Concha naca en ese futón y yo me voy a mover el bote bien sabroso como negra del Bronx y tú arregla tus pendientes que ya en este estado me vale tu vida social stupid whore.
Guadalupe, furiosa se dirigió con…
—Mira pinche pajarraca, gavilonda, subnormal, resignada mujer, lame culos, huele pedos, por mi te puedes meter tus estrategias y tus tácticas por el más profundo de los…aaay, que padre está tu pelo ¿Qué producto usas? ¿Cómo? …¿Patrocinio? ¿Presupuesto? ¿Para qué? ¡Me encanta! La verdad siempre te admiré, he visto todas tus novelas. Tienes una propuesta genial, muy contemporánea, muy pro…¡Nadie nos entiende! Yo soy como tú, somos tal cual…Deberíamos vernos más, nos entendemos, hablamos el mismo lenguaje we. Tú y yo estamos más allá de todos ¿Sí o no? Eres mi súper amiga, que linda eres…
Tlatelove bailó sin parar y cuando se cansó de perrear, se dirigió con Guadalupe:
—Oye corazoncito, chiquita, reinita, nenita. Ya estuvo bueno de tanta mamada y sácale un pomo a esta vieja, que es lo único que nos puede dar, porque ella y su güey ya nos la metió hasta por el culo de dios.
—No te metas con el jefe… ¿Y dónde dejaste a Concepción?
—En el VIP porque Snoop God está repartiendo las mejores drugs de todo México y Colombia ¡Vamos!
Black out ¿On toy? ¿Qué hotel es este?  How are you? You jaguar! What chin gerin, whaching for? 1,2,3 for flyes ¿Está prosti quién es? Mi nueva amiga la Gaviota. Ring ring –Caleta ¿En qué momento te perdiste? Estábamos súper preocupadas por ti…es que te vimos muy ocupada, eres una guerrera, aguantas todo huracán, toda contingencia, te doy un puntito en mi corazón, vente al…¿Dónde estamos? Four seasons ¿El Ritz? Que con una vieja que vende donas, ay no, Madonna ¡Lánzate! Porque la Concha ya las está dando, estoy a punto de…te paso a Tlate: Mi amoooourrrr chiquitu mi tu, tres querubines, cuatro tronos y un arcángel vinieron y me dijeron… Cale, Caletis, Caletus, pinche costeña o vienes o te vas a la verga del purgatorio.
Las chicas entraron al hotel, subieron directo a su habitación y su mirada angelical se iluminó al ver el minibar.
—Oye Lupe ¿Y si hacemos una fiesta de espuma?
Las muchachas tenían la gran fiesta, hasta que sonó el teléfono de la recepción: 
—Señoritas, señoritas en este hotel no se puede hacer tanto escándalo. Las busca una tal virgen de Caleta ¿Qué le digo?
—Pásala ¡Que role por todos!
—Se pasan de verga, no sé por qué acabé en el revolcadero y sin calzón, pero bueno ya estoy aquí…oigan esto queda entre nosotras ok? Porque si el jefe se entera me van a quitar todos los bonos ¡Y me seguro de desempleo! y de retiro…y me va caer la pinche reforme hacendaria, ora sí, hasta el pinche Mefistófeles se retorcerá de gusto, pero no iremos a su antro ni en drogas…hablando de eso ¿Quién trae mois?
—Yo.
—¡Gavis! ¡Sácala! ¡Móchate! ¡Préndela!
—¡la mañaneeeeeraa!
Ring ring ring, la Tlatelove muy animada contestó:
—Le voy a decir al recepcionista que ya no chingue y venga a encuerarse…¡Bueno!... Es la operadora, que nos habla un señor llamado Joss.
—Es Dios pendeja, el jefe, ya nos cargó. Dile que estoy bien mala. Concha, mejor contesta tú que eres su favorita.
—¡Ok! Lo haré por ti por que los siento, porque tú me elevas lo que yo caliento…¿Jefe? ¿Eres el jefe? ¡Vente! Que estamos en el Ritz…Dice el jefe que soy una subnormal y que quiere hablar contigo Lupe.
—¡Cállate pendeja! Dile que me están re barnizando porque se me curtió la jeta en la última procesión, mejor dile que estoy bien dormida.
—Jefecito dice la Lupe que ya se durmió y que ya se fue al D.F, bien paradita en su altar en el Tepeyac, que te ama mil y que tienes una veeeeergggggg—…..
Después de una buena regañiza, las muchachas ya muy bien servidas terminaron dando cuentas como reforma hacendaria ante su gran jefe el de la gran veeeerggg y las mandó directito al barrio de don Mefis a realizar servicio social. En el infierno no les quedó otra que organizar fiestas como las que se hacían en México.
—Ya viste las barbas de Mesfis, aaay que bárbaro, apachurro, más merezco pero con esto me conformo ¡Ardo en tus flamas! Uy, qué calor cuando sale el sol.
—Ya Concha, tú no te frenas con nada, pero ya no te pueden mandar a ningún lado porque estamos en el mero infierno ¡A trabajar bitches! Si no ¿Qué harán los mexicanos sin nosotras y con todas las reformas del PRI?
—Ay mis chiquitas, corazones, por lo menos nosotras estamos tranquilas en el infierno, a salvo y seguras, pero pobres pobros de nuestros mexicanos, que no tienen a donde correr, porque ni en el baby O se libran de todo ese revoltijo.