CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

sábado, 12 de septiembre de 2015

Vértigo


Cuento: Vértigo, en la revista:


Versión en línea:
http://www.aguascalientes.gob.mx/temas/cultura/editorial/pdfrevistas/Parteaguas35.pdf







lunes, 6 de julio de 2015

El acapulcazo de la chingadalupe


Las tres alegres vírgenes: Guadalupe, Concepción y Tlatelove se reunieron en conocida cafetería bar ubicada en la San Rafael.
—Oye Lupe ¿Qué vas a pedir?
—Pues una soda italiana. Necesito ponerme más de mundo, con eso de que ya  vendieron los derechos de mi imagen a los chinos, pues tengo que dejar el tequila descansadito ¿Y tú Conchis? ¿De que traes ánimo?
—Ay, de una piña colada o una mimosa, como las que preparan en el Baby O ¿Si conocen? ¿O son nacas?
La Tlatelove mientras comía cacahuates japoneses le contestó:
—Mi amor hermosa, inocente palomita, claro que conocemos, pero la naca eres tú por ir ahí; pero ya que lo dices ¿No sería hermoso, buena vibra, todo luminoso y de colores aventarnos un acapulcazo? Estoy harta de Tlatelolco. Necesito aire puro, no tanto smog, ni cacas de perro, ni basura de los manifestantes; mira como dejaron el 2 de Octubre, no podía una ni caminar.
Lupe dio un sorbo a su soda italiana:
—Órale cabronas, vamos a echarnos un acapulcazo para rozarnos con la pinche pelusa, porque Silvia Pinal y Mauricio Garcés ya no rolan por esos lares. Sirve que ahí nos perdemos y nadie nos reconoce.
—Sobres, me animo… ¿Ya vieron a ese mesero? Está bien papatzuli… Hola mi rey ¿Me traes la cuenta? Y tú número de teléfono…Papi ¡Apachuuuurroo! Sabroso el guiso, ay quiero decir: gracias nene ¿A qué hora sales por el pan? Jeje bromeo, no vayas a pensar…
—Ya cállate pinche Concha, siempre terminas como una estúpida, un poquito de dignidad ¿Dónde dejas tu estatus? Y sácate tu topaz otra vez. Espero lo hayas afinado perra, que de regreso de Guadalajara fue una chinga traer la grúa desde Salamanca hasta la Santa María. Ahí debes culera.
—Mana, yo te invito los tragos en Aca y quedamos a mano ¿Zaz?
La Tlatelove dejó la propina y emocionada exclamó:
—Muy bien chiquitas, dicho todo, extinguidas las riñas ¡Renace el amor! Por nuestra friend ship, forever and ever, 1, 2,3 4,3 imagine all the people live in peace and flower power!
Después de afinar el topaz 97 y trepar hasta la jaula del perico; las tres angelicales vírgenes tomaron carretera hacía conocido puerto del pacífico y llegando a la curva de la pera…
—Lupe. Lupe…
—¿Qué pedo concha?
—No le pises tan duro que me vómito. Tanta curva y zangoloteo me dejó pendeja ¿No traen dramamine?
Tlatelove que iba de copiloto intentó tranquilizarla:
—No mi chiquita, pero aquí tengo un garrafón de agua bendita. Te ayuda para todo. Imagínate que a mi vecina la Juana hasta le ayudó al parto porque lo tenía atravesado. 
Lupe agarró el volante con las dos manos y aceleró:
—A la que traigo atravesada es a ti puta Concepción, me sales más cara que un hijo idiota. Vamos a tener que parar en uno de esos changarros donde cualquier coca te la dejan caer bien sabroso, pero bueno, igual nos cargamos de unas camineras.
Tlatelove tuvo uno de sus tantos arrebatos de emoción:
—A ver, organicemos una ronda de canciones para cantar en carretera. Algo bonito bien padre, guay de Paraguay. Yo comienzo: Carretera, carretera de la vuelta…
Métete tu carreta por el culo y sácame el cassete que está en la guantera. Quiero escuchar a la Madonna, like a virgin, you know? Morenas power forever bitches ¡Pa que se caguen! ¿O no concha?
—¡Que pueeeercoo! Lupe, que atascada ¿Me das un beso de lengua?
—Estoy manejando pendeja… ¿Quién se tiró un pedo? ¿Cuantas hostias te tragaste el domingo? Tlatelolca de mierda.
—Yo no fui chiquita, fue la que tenga las orejas calientes.
—¡Chingueme yo! ¿No? Yo la caliente, yo la de las orejas, yo la concha ardiente ¡Ya vieron! Otro retén ¡Frena Lupe!
—Ni madres Concha, nos dieron luz verde. Tú lo que quieres es joderte un sorcho y no se te va a ser mientras yo viva en esta realidad terrenal. Una virgen no cae tan bajo, al menos las celestiales.
—¡Ya vamos a llegar! Viene el túnel Corazones pidan un deseo.
—Si perra, que se te pudra el culo…No es verdad Tlate, es que ya me anda por llegar y cogerme a un lanchero. Con que no me salga violento o puto…
—No te preocupes nena ¿Ya vieron el mar? Tenemos que llegar con nuestros acapulqueños que son tan devotos y hasta algunos se matan a unos a otros encomendándose a nosotras.
—Ahí está el burro ¡El burro cebra! Hay que bajarnos a tomarnos fotos como lo hizo la naca de la Pau y dame otro tequila, pero del bueno güey.
Después de una larga sesión fotográfica, la Guadalupana indicó:
—Llegamos directo a Caleta para comprar unas alpargatas y unos pareos bien cool, pero antes reservamos en el Ritz y sacas tu tarjeta pinche Tlate, que ya me enteré que te pagaron tus servicios en el vaticano por ser la virgen más vieja de México.


Las chicas llegaron a Caleta y decidieron dar un paseo por la orilla del mar. Iban muy sonrientes hasta que Concha tropezó:
—¿Qué es esto? Ay, gente tan marrana ¡Qué asco! Es un cachalote ¿Una foca muerta?... Ha no, ya la reconocí, es la virgen de Caleta asoleándose. Deja le tomo una foto para subirla al Face, pobre pobra ¿Quieres un mango con chile?
—Oye prima, no te pases de verga, que aquí yo soy la patrona y si no te cuadras te echo a los clavadistas que están bien mameyes, para que te pongan en tu mouse o en cuatro.
La virgen de Caleta se tranquilizó al escuchar a Tlatelove:
—No chiquita corazón. No te habíamos reconocido, pensamos que eras una gringa pasada de bronceado, que lindas trencitas ¿Dónde te las hiciste?
—Yo quiero un tatto de henna que diga Lupita´s virgin rules y la cara de  juan Diego tragándose unas rosas.
—Yo quiero una conchita abriéndose y mostrando una hermosa perla negra como un clítoris ansioso. Viene mucho conmigo, con mi personalidad  ¿Ya vieron el que vende los collares? Oye  chiquito, mi rey, me enseñas tu merca y de paso lo que quieras jaja…es de guasa. Que padres recuerditos y llaveritos  de estrellitas de mar ¿Tú los haces? Con tus manotas, ay que manotas ¡Puedo tocar! ¿Y sabes mover la pancita por un peso mi rey?
—Conchis mi reina, no te pases de pendeja. Gracias joven, por ahora nada ¿Sabe usted donde queda el Ritz?
Después de instalarse en conocido hotel, las muchachas bien armadas y con unos sexys bikinis a rayas corrieron en dirección hacia las olas.
—Como una ola, tu amor llegó a mi vida, de espuma blanca tu amor de caracola, como una ooolaaaa.
—Yo me sé una rola mejor: De arena y sol, el mar azul contigo yoooo, contigo tú…
—Así, yo se las mató: Vamos a la playa huoo oo oo, vamos a la playa huoo oo oo.
—Ash, la cagaste Tlatelolca.
—¡Ya! No me hagan bullying  ¿Ya vieron ese negro? Me siento en Haití. Caballero, caballero, Poseidón tritón contemporáneo ¿Sabes dónde puedo picharle a mis cuadernas de doble raya un viajecito en la banana? Dicen que está de poca…
—Mira prima—interrumpió la virgen de Caleta— Yo sé dónde está lo mejor. Estos te van a sacar hasta las perlas de la virgen y ya no estamos pa estafas. El vaticano está en crisis y yo aquí no me sostengo ni de pescadillas, ya nadie va a mi templo. Vamos con Zenaido, él da más bara, pero pícheme una chela, pa celebrar su llegada cabronas, por el gusto de conocerlas.
Lupe abrazó a la virgen de Caleta:
—Querida morenaza que buen color tienes. Agradecemos tu hospitalidad, porque estas pendejas no saben ni donde está su cabeza. 
Ya estando en la banana.
¡No manches! Me siento sentada en la verga de dios, ahí perdona jefecito ¡Dale duro! ¡Sin piedad!...¡Por dios! Tiburón a la vista bañista ¡Sacúdemelo! A mí me gusta la gasolina ¡Dame más gasolina! Me estás pellizcando Tlate, aaah cálmate Concha, cálmate. No mames, cálmate tú ¡Bájale pendejo! Sí me rompo te endeudas ¿Sabes a quién traes? Quiero vomitar. No. no, dale ¡Dale! Ya me gustó huuuu, se cayó la Concha ¡Joven! Se cayó la Concha.
—A señito, pos así pasa, con la edad a mí los huevos ya me llegan hasta las rodillas, pero aquí seguimos.
—No pendejo, se cayó Concepción mi amiga virgen ¿Sabes con quién estás hablando pelado?  Con la mismísima…
—¡No prima! Aquí la influencia no funciona. Ahorita la recogemos. Al fin que somos de madera y de igual forma flotamos.
—Ay amigas sentí que el culo me abandonó, pero gracia a mi jefecito ya estoy con ustedes. Vamos a tiranos a la playa pa que se me pase el susto y broncearnos de pasadita ¿Ya vieron quién está ahí con esos mayates y esa bola de putos? ¡Que oso! Es tu criado Lupe, tu querubín el que te carga la luna.
—Pinche puto hasta trencitas se hizo. Que no me vea. Va a querer chichifear las bebidas, háganse bien pendejas. Vamos a otra palapa ¿Cual recomiendas Caleteña?
—Mira prima, vamo a la escondida donde comen los clavadistas de aquí de la Quebrada, pero con la condición de que me inviten a la party.
Ok querida, pero te me pones guapa e influyente porque nos la queremos pasar de agasajo.
—Antes de ir al Baby O, vamos al Yate Fiesta, pero ustedes me lo invita, porque aquí con los huracanes me quedé sin sustento. Me la paso tragando pura despensa de la milicia  y no se vale; una es virgen aunque sea región 4.
 Lupe la abrazó del hombro:
—No te preocupes mana. Yo me organizaré una colecta en la Villa y te van a dejar bien parada, pa que dejes de andar vestida con conchitas, algas y estrellas de mar. Ya te me figuras a la pendeja de Ariel, uajo el mar.
Lupe le prestó un modelito y las chicas se produjeron hasta vestirse para matar.
Las cuatro vírgenes se posaron frente a la entrada del Yate Fiesta.
—Capitán, capitán. Expresó la Lupe – soy tu madre. A lo que el capitán respondió.
—la tuya en vinagre. Mira cambuja, este barco es VIP y a ti te veo muy prieta.
—¡Mira insolente! Soy como quién dice la emperatriz de la raza azteca, como tú y si vengo a Acapulco deberías agradecer. Tu cacharro de yate jamás tendrá una figura como yo, así que ábrete y queremos coctel de cortesía. Soy Guadalupe ¡La mismísima del Tepeyac! Pendejo popeye de mierda.
Ya dentro del yate nuestra querida Tlate se dirigió a proa y se sacó el sostén:
Im flying, im flying baby…
—Mira pinche Tlateloca, este no es el Titanic y tapate las chiches que das vergüenza con los 237 años de batalla no dan buena impresión.
—¡Prima! Arriba está la fiesta hawaiana y unos cócteles bien coquetos ¡Vamo!
Y ya arriba Concepción quedó boquiabierta:
—¡Cuanto gringo! Apachurro, güero rojo camarón ¡Mi especialidad!  Aunque no sepan bailar ni madres, arrítmicos como la chingada y se pongan pedos con un trago de tequila ¡Ni aguantan nada! pero cuanto billete verde traen, ¿Cómo te llamas Jhony?
Levantando las manos y un movimiento sexy huuuu! Baile, fiesta, goce ¡Todos con las manos arriba y aplaudiendo!
— Oh Jhony me encantas. Mencionó Concepción en los labios del rubio y discretamente le tocó la verga — ¿Qué buscas mi Jhony?
—Petróleo , petróleo, petróliooouuu. Profuuundoo, Mexican curious is very good.
— I love you Jhony, invítame a Texas ¿No?  Ay, esa rola me fasci, está de veri gud jaiv a nais gud taim ¿Undsternd papi?
—Oh latino, mucho sabour, morena, rico, mucho pica todo Zapata quiero sabor cangrejo.
—¿Qué dices pendejo? ¿Cangrejo? Si, cangrejo seguro… Detesto estos problemas del lenguaje, pero en la cama nos emparejamos mi güero….

Después de horas bajaron del Yate, cada una con un coctel en mano y se despidieron triunfalmente de toda la tripulación. La virgen de Caleta como buena anfitriona las encaminó hasta la cuna de los mi reyes, es decir, el famoso Baby O.
—Ponte bien Concha, que no te vean peda ¡Cale! ¡Cale! Dile al gori del antri que somos las más VIP y que su almi no se salvi sino entri estás morri.
—Lupita ¿Estás hablando en latín? Por qué ya lo olvidé. Vivir tanto tiempo en Acapulco me ha vuelto pagana y súper pobra. Aunque no me quejo, porque me han colgado de milagritos unas cuantas charolas de los meros influyentes de Guerrero.
Concha se sentía muy muy aguadita:
—Pos ay que aprovechar nenita. A mí el otro día la Gaviota  me pidió un bonito peinado pa la última reunión que tuvo con las nenas que se coge el Azcárraga. Mi rey ¿Cómo estás flaco? ¿Si te acuerdas de mi flaco? La amiga de la Gavi-idiota. Jeje ¿Sí o no? Estás en la lista de mi corazón y te daré un chachito en el cielo mi rey ¿Te late? No es extorsión, eh ¿Cómo ves? Aquí entre tú y yo nadie supo. Lo que te ofrezco no te lo va a dar ni la Rubio. Soy Conchi Love, my Nic name for de naigths in the monster partys.
—¿Gavi-idiota? Ijole, pus, no sé, estoy confundido prima ¿Están en la lista? ¿Cuántas vienen? ¿Cuántos hombres, cuántas mujeres?
—Mira morenazo, soy tu Lupe y no me importa que hayas hecho el trato con esta vulgareja. Yo soy la señora de los cielos y sin alusión a nadie eh ¿Me ves? ¿Me oyes? ¿Me escuchas? No estoy yo aquí que soy tu madre pendejo gorila. Perdón, quise decir, te dejo mi abrigo y quiero el sellito que saldré a fumar. 
Las muchachas entraron y Concepción no aguantó la emoción:
—Ay cuanto papi tan guapo ¡Ya vieron! Que chavitos ¡Que papuchos! ¡Que apachurros! ¡Que chacullo! Que caramelitos ggrrrrr no puedo más, ardo, ardo ¡Ardo!…¡Que vengan los bomberos que me estoy quemando!
—Mira Concepción, no te quiero limitar pero date a desear que así nadie te va a adorar ¿Dónde están tus estrategias de enajenación con el pueblo? No me hagas pensar que este gobierno también nos hace ser unas pendejas. Mami,  nosotras estamos más allá del bien y del mal y de las Peñas del Nieto de su chintasnar…
—¿Qué dices Lupe? No te entendí ni madres, yo sólo quiero una polla ¿No veníamos más?... ¿Dónde quedó la Marimar celestial?
—A quién chingados le importa ¿Vamos a la barra?
—OK perra, vamos.

Pidieron tres  whiskies a las rocas, que bebían mientras Lupe viboreaba a los presentes:

—Ya vieron, ahí está Ninel el surimi asesino, Luis mi, Coco Corcuera, Lupita dale Recio, la maldita prima güera. Nooo, ahí está la pinche Gaviota de mierda, yo si le parto su madre. Comper mis reinas. Tlate cuida a la Concha, que en cualquier momento vomitará. 
—Seré muy Tlatelove, pero no soy una puta nana. Recargaré a esta pendeja Concha naca en ese futón y yo me voy a mover el bote bien sabroso como negra del Bronx y tú arregla tus pendientes que ya en este estado me vale tu vida social stupid whore.
Guadalupe, furiosa se dirigió con…
—Mira pinche pajarraca, gavilonda, subnormal, resignada mujer, lame culos, huele pedos, por mi te puedes meter tus estrategias y tus tácticas por el más profundo de los…aaay, que padre está tu pelo ¿Qué producto usas? ¿Cómo? …¿Patrocinio? ¿Presupuesto? ¿Para qué? ¡Me encanta! La verdad siempre te admiré, he visto todas tus novelas. Tienes una propuesta genial, muy contemporánea, muy pro…¡Nadie nos entiende! Yo soy como tú, somos tal cual…Deberíamos vernos más, nos entendemos, hablamos el mismo lenguaje we. Tú y yo estamos más allá de todos ¿Sí o no? Eres mi súper amiga, que linda eres…
Tlatelove bailó sin parar y cuando se cansó de perrear, se dirigió con Guadalupe:
—Oye corazoncito, chiquita, reinita, nenita. Ya estuvo bueno de tanta mamada y sácale un pomo a esta vieja, que es lo único que nos puede dar, porque ella y su güey ya nos la metió hasta por el culo de dios.
—No te metas con el jefe… ¿Y dónde dejaste a Concepción?
—En el VIP porque Snoop God está repartiendo las mejores drugs de todo México y Colombia ¡Vamos!
Black out ¿On toy? ¿Qué hotel es este?  How are you? You jaguar! What chin gerin, whaching for? 1,2,3 for flyes ¿Está prosti quién es? Mi nueva amiga la Gaviota. Ring ring –Caleta ¿En qué momento te perdiste? Estábamos súper preocupadas por ti…es que te vimos muy ocupada, eres una guerrera, aguantas todo huracán, toda contingencia, te doy un puntito en mi corazón, vente al…¿Dónde estamos? Four seasons ¿El Ritz? Que con una vieja que vende donas, ay no, Madonna ¡Lánzate! Porque la Concha ya las está dando, estoy a punto de…te paso a Tlate: Mi amoooourrrr chiquitu mi tu, tres querubines, cuatro tronos y un arcángel vinieron y me dijeron… Cale, Caletis, Caletus, pinche costeña o vienes o te vas a la verga del purgatorio.
Las chicas entraron al hotel, subieron directo a su habitación y su mirada angelical se iluminó al ver el minibar.
—Oye Lupe ¿Y si hacemos una fiesta de espuma?
Las muchachas tenían la gran fiesta, hasta que sonó el teléfono de la recepción: 
—Señoritas, señoritas en este hotel no se puede hacer tanto escándalo. Las busca una tal virgen de Caleta ¿Qué le digo?
—Pásala ¡Que role por todos!
—Se pasan de verga, no sé por qué acabé en el revolcadero y sin calzón, pero bueno ya estoy aquí…oigan esto queda entre nosotras ok? Porque si el jefe se entera me van a quitar todos los bonos ¡Y me seguro de desempleo! y de retiro…y me va caer la pinche reforme hacendaria, ora sí, hasta el pinche Mefistófeles se retorcerá de gusto, pero no iremos a su antro ni en drogas…hablando de eso ¿Quién trae mois?
—Yo.
—¡Gavis! ¡Sácala! ¡Móchate! ¡Préndela!
—¡la mañaneeeeeraa!
Ring ring ring, la Tlatelove muy animada contestó:
—Le voy a decir al recepcionista que ya no chingue y venga a encuerarse…¡Bueno!... Es la operadora, que nos habla un señor llamado Joss.
—Es Dios pendeja, el jefe, ya nos cargó. Dile que estoy bien mala. Concha, mejor contesta tú que eres su favorita.
—¡Ok! Lo haré por ti por que los siento, porque tú me elevas lo que yo caliento…¿Jefe? ¿Eres el jefe? ¡Vente! Que estamos en el Ritz…Dice el jefe que soy una subnormal y que quiere hablar contigo Lupe.
—¡Cállate pendeja! Dile que me están re barnizando porque se me curtió la jeta en la última procesión, mejor dile que estoy bien dormida.
—Jefecito dice la Lupe que ya se durmió y que ya se fue al D.F, bien paradita en su altar en el Tepeyac, que te ama mil y que tienes una veeeeergggggg—…..
Después de una buena regañiza, las muchachas ya muy bien servidas terminaron dando cuentas como reforma hacendaria ante su gran jefe el de la gran veeeerggg y las mandó directito al barrio de don Mefis a realizar servicio social. En el infierno no les quedó otra que organizar fiestas como las que se hacían en México.
—Ya viste las barbas de Mesfis, aaay que bárbaro, apachurro, más merezco pero con esto me conformo ¡Ardo en tus flamas! Uy, qué calor cuando sale el sol.
—Ya Concha, tú no te frenas con nada, pero ya no te pueden mandar a ningún lado porque estamos en el mero infierno ¡A trabajar bitches! Si no ¿Qué harán los mexicanos sin nosotras y con todas las reformas del PRI?
—Ay mis chiquitas, corazones, por lo menos nosotras estamos tranquilas en el infierno, a salvo y seguras, pero pobres pobros de nuestros mexicanos, que no tienen a donde correr, porque ni en el baby O se libran de todo ese revoltijo. 

jueves, 4 de junio de 2015

Presentación del libro La Pócima del Diablo



lunes, 30 de marzo de 2015

Hasta pareces la pura verdad



La virgen de Guadalupe se reunió con la virgen de la Concepción para pasar una tarde de mascarillas y manicure.
—Ay Lupita, yo no sé a ti, pero a mí, ya me hartó la Tlatelove. Escurre tanta miel y es tan empalagosa. Nadie necesita tanta adulación en la vida ¡Me asfixia!
—Es que parece que siempre anda en tacha, pero es su estado natural… ándale, quítame la cutícula y los padrastros, a ti eso de haber trabajado en un salón te dejó tanto conocimiento trascendental ¿Que haría una sin saber todo eso?
—Júntate conmigo y triunfarás manita. Me encanta este tono verde de esmalte que traes.
—Ya te pusiste profunda y filosófica.
Tin ton, tin  ton.
—¿Quién chingado será? ¿Otra vez los pinches protestantes? Pero esta vez si son mormones los pasamos y los violamos. Tengo ganas de un güero. 
—La verdad yo también ando de antojo Lupita…Ash, es la pinche cursi nefasta virgen de Tlatelolco. No hay que abrirle.
Una dulce voz desde afuera espetó:
—Yuju, ya sé que están ahí y están jugando a las escondidas pillinas. Traje unas quesadillas de huitlacoche, fresas con crema y mucho amor para nuestra sesión de belleza de amigas del alma.
Resignada, Concepción abrió con pesadez la puerta de su depa, ubicado en Santa María la Ribera. Dejó pasar al huracán de cariñitos.
—¡Las amo, las amo! Se ven tan lindas, les hizo tanto bien su mascarilla de aguacate y que decir de ese tratamiento para las puntas, pero ya enjuáguense esa arcilla de su carita, que les hará daño.
—Pendeja, no traemos nada, así es nuestra cara. Sigue chingando Tlatelove.
—No te sulfures Lupita. Bueno, para que no digan que siempre soy aburrida, Carmelita descalza de la vela perpetua o del opus gay, les tengo una propuesta super druper fantabulosa, me habló mi súper amiguísima la Zapili.
—¿Quién?
—La virgen de Zapopan y nos espera este finde a las tres, para pasar unos días de súper reventón de la vida del amor adorable.
Concha abrazó a Tlatelove:
—Correspondemos a tanto amor que siempre nos das. Ahora entiendo porqué eres la patrona de Tlatelolco. You are my BFF forever ¿Qué chido no Lupe?
—No mames ¿A qué vamos a Guadalajara? ¿A frustrarnos con tanto pinche puto? ¿Para ir al Mónicas a ver travestis y jotos? A ver a cuanto pendejo jalisquillo fresa mamón o a los mi reyes de los antros repletos de chavitos de prepa o de la UDG.
—No nenita de mi corazón. Te digo que la Zapili ya tiene el súper plan y nos va a presentar a unos nenes formidables para probar carne provinciana. Yo no sé ustedes, pero a mí ya me urge, que se me está empedrando el monedero de peluche.
—Pero ni creas que nos vamos a ir en tu topáz. La última vez nos dejó en Tepotzotlán, casi nos viola un trailero y hasta nos quería poner de colguije en su retrovisor con todo y foquitos. Yo ya no estoy para eso. Quiero irme en avión.
A lo que Concha respondió:
—Ya no peleen, vámonos en mi jetta, lo acabo de afinar y quedó como nuevo. Sirve que nos paramos por una barbacoa en Querétaro, pero ábrete las viñas para celebrar el evento.
¡Saluuuuuud!

A la mañana siguiente, con una dulce y sofocante cruda de alcohol y cigarro, partieron las muchachas; no sin antes pasar al Oxxo por unas chelitas camineras, pa curarla.
—Ponte este cassette, grabé un playlist ultra duper super road song forever nuestro sound track.
Guadalupe iba al volante, a 170 kilómetros por hora y exclamó:
—Con que me salgas con el puto Charly Zaa o la insufrible de Whitney Houston aviento tu cassette a la chingada.
La Tlatelove iba de copiloto, el viento movía su larga cabellera. Concha iba en el asiento de atrás y después de su segunda chelita se emocionó:
—¡Bájale al vidrio güey! Ese morro está bien papacito, yo si se la voy a cantar…¡Adiós mi rey! ¿Por qué tan solo? ¿No quieres darte una vueltita con nosotras? Vamos a Guadalajara ¡Apachurro! Más merezco pero con eso me conformo ¿Cómo caminan las tortugas? Pasito a pasito ¡No te hagas güey pendejo! ¡Responde!... ¡Chinga tu madre! Todos me dejan como tú ¡Te odio! ¡Muérete infeliz! Ash ¡Estúpido! ¿Vieron cómo se me lanzó? Ya los pinches mexicanos no respetan a la mujer ¿Dónde queda la equidad de género? Súbele al vidrio chingao.
—Ya María Concepción, bájale a tu desmadre que vamos a chocar y tú pinche Tlate ábrete el agua mineral que a la pinche Concha ya se le subió la caminera, no vaya a vomitar como acostumbra.

Tepotzotlán, otra caseta, una caseta más, tres barbacoas, tres chelitas más ¿Quién se trajo las tachas? Ni pedo, allá conectamos. Mando un whats up a la Zapili ¡Súbele a esa! ¡Guau! Tengo sueño me voy a echar un coyotito, ni madres ¡Ni madres te aguantas! Qué lindo paisaje ¡Las amo mil! Quiero mear ¿Cuál ha sido tu mejor orgasmo? ¡Eres una zorra! Ja ja ja ¡Les tengo un chisme! ¿Cuánto falta? ¡Cuidado con el tráiler pendeja! Ya te saliste mal, era por allá. Actúen normal nos tocó el puto retén, ash odio a los sorchos.

—Salgan de la unidad por favor y abran la cajuela.
Lupita bajó su vidrio polarizado:
—¿Ni porque somos tres vírgenes tenemos impunidad, querido defensor de la nación?
—¿Seguro no traen ni drogas, ni encajuelados, ni dildos de fayuca?
—Pos no le estamos diciendo que somos vírgenes, a ver ¿Cómo se llama tu mamacita?
—Pos, Martha.
—Ya ves pendejo, Martha también es virgen, la tenemos de ganar, así que ábrenos.
—¡Pásenle! No más porque me diste donde más me duele. Es decir mi mamacita y la virgencita de …
—Guadalupe soy yo y ni lo digas que tu hocico no lo merece.
—Ay que músculos, que bronceado ¿A qué hora sales por el pan? Yo soy rielera y tengo mi Juan, él es mi vida y yo soy su querer. Yo te cargo la fusca ¿Qué dices mi soldadito de plomo? Yo soy Concepción y mi número es 55 34 …
—¡Ya pinche Concha! Tú te tiras todo lo que se mueve. No chingues hay categorías, por eso existen los códigos postales ¿Qué cuentas le vas a rendir al jefe?
—Mis chiquitas, no olvidemos nuestro propósito: Siempre buscando la luz, mirando al horizonte, rompiendo las barreras…
Arrancaron a mil por hora y en menos de lo que canta un mariachi el son de la negra llegaron a la capital tapatía. Después de perderse un buen rato se encontraron frente a la casa de la mismísima virgen de Zapopan.
—Muchachas ¡Por fin llegan! Han de disculpar el tiradero, pero vinieron las catorce mil vírgenes y las muy puercas no levantaron ni su honra, además taparon el retrete de tanto papel de baño…
La Tlatelove tuvo un arrebato de emoción:
—¡Zapi amiga!  Desde la última romería no nos habíamos visto querida, sigues igualita, ni se te notan tus 237 años.
—¡Cálmate perra! 217, tú eres más ruca que yo, a ti ya te adoraba Cuauhtémoc y la Cuatlicue, no te hagas pendeja.
—Nena, no seas así ¿Qué así se comportan las de provinciana? No te sientas menos por no ser de la capital. Todas somos importantes, nos adoran por igual, cada una tiene su templito, cada quién sus feligreses, todas tenemos nuestro crédito.
A lo cual, Lupe, ofendida contestó:
—¡Ni madres! Yo soy la reina putas. Ya no más falta que la pinche Lucerdito se quiera colar al clan  nomás porque es la novia de América ¡La reina soy yo! ¿Verdad Concha? Concha ¿Concha? Ya se durmió  parada esta pendeja.
—Ay perdón, estaba pensando para dentro, no crean que me aburren. Ya se calentó mi caguama ¿Qué tienes en tu refri chata? Oye Zapi ¡Que padre tu crinolina! ¿Cómo le haces para caminar con tamaño vestidote?
—Tlate, dile a tu amiga que éste es mi uniforme y que ella también se pone una pendeja túnica para hacerle a la mamada con toda la bola de imbéciles que nos quieren ver de largo, solo pa que no se nos noten nuestras formas. Y no me gusta su tonito de voz.
—No mis chiquitas corazones, no quiero riñas entre mis amigas, todo paz, todo amor, todo chido…
La Lupe, ya ansiosa, se dirigió a la Zapili:
—Ta bueno ¿Cuál es tu plan mujer florero? Vestido de jarrón, campana andante.
—Mira morenaza. Primero nos bañamos, nos vestimos para matar y luego el tour pa que conozcan mi tierra. Empezamos por doña Minerva, que hueva estar parada como idiota todo el tiempo como ella, pero ahí andan unos forros que igual y caen en nuestras garras. No más hay que ser ligeras, livianas y accesibles.


Las vírgenes llegaron a conocida rotonda para ver qué pescaban y ni un resfriado. De pronto, luces intermitentes: rojo, azul, rojo, azul deslumbró su angelical mirada.
Guadalupe volvió a bajar los vidrios polarizados:
—No estábamos haciendo nada, sólo estábamos viendo la arquitectura.
—No se hagan occisas, si dieron más de diez vueltas y su amiga la de azul se sacó sus pechos saliendo por el quemacocos; pensamos que iba a gomitar, por eso nos acercamos, para darles auxilio. Pero bueno, todo se puede arreglar: ¡squen pl chssk!
—¿Quéeeeeeeeeeee?
—Que saquen pal chesco.
—Mira yo soy Guadalupe, la madre de todos los mexi…
—No empieces Lupe, no más te falta sacar la charola pa aplicar el abuso de influencias. Mejor hazte la cualquiera, digo, persona normal, sino nos la van a dejar caer bien cabrón—Le aconsejó la virgen Concepción.
—Ni madres, soy virgencita, riego las flores y yo no puedo dar mis amores…
—Ta bueno muchachas, váyanse antes de que me arrepienta.
Uuuuh una vuelta más. A ver pinche Campana ¿Qué más preparaste?
—¡Uy chicas! Esta noche vienen unas amigas desde Perú, son mis fans, visten poca madre y hoy dan show de luchas. Les dicen las cholitas y se dan unos jalones de greñas bien sabrosos ¿Se animan? Lo más chingón es que podemos despotricar a lo bestia, Tlate, no te hagas la mocha y suelta tus mejores groserías, ahí se vale de todo.
—¡Vaaamooooos!

¡Dale puta! ¡Pinche fea! ¡Dale en la pucha! ¡Muérdele una chichi! Perra rabiosa ¡Cuatro coronas please! De esas no pendejo, de las frías. Me cayó algo en la cabeza. Se están meando allá arriba ¡Pinches putos! Tu puta madre ¡Muere chola! ¿Cómo te llamas chiquito? ¿Brayan? ¡No empieces Concha! ¡Váyanse todos a la veeeerga! Ya me desahogue, vámonos al antro.

Para seguir la diversión las vírgenes decidieron subir al auto a una chola que resultó ser la mismísima Wendy Sulka. Las chicas se pasaban los altos. Concepción bajó el vidrio y vomitó. Todas cantaban a la par music makes the people come to getter, brindaban con vasos de plástico. Las vírgenes se sorprendieron cuando la Tlatelove tuvo un arrebato de furia, abrió la puerta y de una patada aventó a Sulka.
—¡Eeeeeeh! Salud.
Antes de que la Lupe estacionara el auto, Concepción se bajó y a mitad de la calle enseñó su concha y desaguó. Las cuatro vírgenes iban risa y risa, hasta que se toparon con el cadenero.
—No mis reinas, mira no más como vienen, parecen gelatinas y hasta la señorita de azul tiene vómito en el pelo.
Guadalupe dio un paso adelante:
—Mira gorila, yo entiendo tu frustración. Yo soy tu Lupita tu mero chile y esta mongola que ves aquí es la Zapis, tu mero mole. Es una anfitriona formidable, no le puedes quedar mal, es tu patrona… ¿Y me pones el sellito? Por si salgo a fumar mi rey.
Las chicas subieron al segundo piso y ahí Concepción le echó el ojo a un muchacho:
—Ay papi, que bonitos vellos salen de tu camisa ¿Te los puedo agarrar?
—¿Qué dices? Tú de quién eres hija ¿Eres de los Villagrana o de los Corcuera? Es que no te ubico. Yo soy uno de los hijos bastardos de Luis Miguel, estoy paradísimo aquí y en Acapulco ¿Tú que vistes? Qué pex ¿Por qué tan de largo? ¿Vienen de una boda? Me encantan las bodas.
—Mira jalisquillo, porqué no te vas a casar con tu pinche madre, sirve que así le sacas la frustración de vivir con el Godínez de tu padre que se la vive en los antros de jotos.
—¿Por qué me dices eso? Ósea ¿Crees que te voy a creer? ¿Es en serio? ¡Nooooooooooo! Me muero ¡Mátenme! ¡Sálvame! Soy un asco, que oso.
—¿Salvarte? Primero salvaría las almas de los ajolotes de Xochimilco que a ti y a tu puto padre.
El mi rey acabó hecho un mar de lágrimas y Tlatelove se acercó:
—Ay Concha, fuiste muy cruel,  como que te pasaste ¿No?
—Pa que aprenda este pinche mi rey lo que es la vida,  espero termine ensartado por cualquier chacal o vomitado en el mercado de San Juan. Y mira Tlate, no me estés chingando y vamos por unas buenas pollas, que me urge perder este himen que ya es como el muro de las lamentaciones.
okey honney, pasarela a la cadena, pasarela a la cadena…ábranse putos, ábranse que con mi traje transparente voy provocando a la gente.


Las cuatro vírgenes entraron a la pista de baile y  llamaron la atención de todos los presentes. Ninguna superaba su manera de perrear. Concepción muy animada le dijo a Guadalupe:
—Wow que buenas rolas ¡Que ambientazo! ¡No mames! Me encanta este antro ¿Ya viste como nos ven los muchachos? Saliendo organizamos el after ¡Ya empezaron los cohetes! Si señor efectos especiales, si señor ye ye ye pura tentación...¿Ya viste las pelotas interactivas?
—No pendeja, son cabezas, ya llegaron los narcos.
¡Fiesta de espuma!
—Bueno ¿Qué importa? Nosotras ya somos eternas, me quiero quedar un ratito más, además dicen que los narquis tienen hasta la verga bañada en oro.
—Hagamos una apuesta para acabar esta aventura, vamos a ver quién pierde primero su eterna virginidad.

Otra rola, otra rola ¡Una de banda! Pasito duranguense ¿Qué dices papi? ¿Dónde está la concha? Esa no, mi amiga. No veo a mis friends ¡Ay que bigototes! Hagan una rueda a Juana, pasito duranguense. Esa cabeza en la pista me está viendo los calzones, yo lo arreglo mamacita ¿A dónde? ¿A dónde? ¿Al baño? Rayas, rayas ¿Qué? Yo visto de liso y estrellas, a ver, un poquito… Luces, luces, luces ¿Dónde estoy? ¿Qué fraccionamiento es este? ¿Dónde está mi iphone? Qué más da. Ábrete otra. Black out.

A las 4.30 de la tarde Guadalupe gritoneó, cual generala:
—¡A ver cabronas! Estos pendejos nos dejaron en este hotelucho de paso, destrozaron todo, se gastaron hasta las perlas de la virgen en bebidas y nos dejaron tiradas. Recojan su honra y a la chinagada. A ver como pagamos.
Tlatelove tenía el delineador corrido y contestó:
—Ay mis amores hermosas ¿Con quién fuimos a perder? Bueno, igual dicen que los narcs son la fuerza económica número uno del país. Lo malo es que no me acuerdo ni como perdí, me hacía ilusión ver mi sangrado, ya saben, como es la primera vez, la ilusión, el amor…
—Mira pendeja, si acaso salen cenizas o pergaminos en sanscrito y saca tu tarjeta de crédito, a ver si tanto amor traes para tus amigas, porque tu camote ya se peló. Y háblale al room service pa que nos traigan unas rusas y me refiero a bebidas que yo no le entro al chocho ni a  madrazos.
Para las fechas del pentecostés se reencontraron las cuatro muchachas, pues vírgenes ya sólo para el pueblo, vestidas de largo, con su angelical rostro y sus miradas de aquí no pasó nada.
—Ay Lupe, me estoy acordando cuando estabas en el antro y te…
A lo que Guadalupe interrumpió:
—Cállate pinche Concha, fuckin bitch, zorra facilona, lo que pasó en Guadalajara, se queda en Guadalajara y pon cara de babosa que ya va empezar la procesión.