CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

miércoles, 15 de septiembre de 2010

En lo más alto de cualquier parte




Te dije que cuando muriera me incineraras, me aventaras en el bosque, al mar o al excusado. Pero no a la tierra. Ni siquiera pudiste hacerme un entierro digno. Acabé a las afueras del cementerio, con toda esa bola de muertos ilegales. Ibas tan borracho que ni siquiera pudiste cavar profundo. Lo más patético es que si logré escapar de ahí fue por perros hambrientos.





He aprendido como los gatos a jugar con el peligro. Sentarme al filo de los abismos. Con mi cabeza, una pierna o un brazo sobre el vacío Ahora sólo me dedico a escribir cuentos con personajes que alguna vez conocí, todos están en tu contra. Te empujan, rompes paredes y los pisos, el abismo es inmenso. No paras de gritar y sólo me asomo esperando a ver en qué momento te haces mierda.





Ahora estoy en lo alto de esta montaña. Las olas allá abajo son gigantes y retumban contra las rocas. Desde aquí, te vuelvo a inventar en otro cuento. Se trata de que grites perdón y que sientas como el agua se mete en tu cuerpo. Sólo yo puedo escucharte. Ahogándote te vas lentamente al fondo del océano. Encuentras esos monstruos marinos con colores neón, que te recuerdan los bares que pisamos. Todos esos lugares de los que salimos hasta la madre, riendo fuerte, pero el final siempre era el mismo: Besándote, maldiciendo, aventándonos. Acabando con nuestra fuerza y dormidos hasta en las esquinas donde se orinan los perros.





Ahora estoy en el edificio más alto del mundo. Veo a la gente tan pequeña, que puedo aplastarla con los dedos. Me gusta imaginar que todas esas personas son tú. Me siento un poco más al borde y ahora que mi saliva es ácida escupo sobre ti. Te la pasabas echando gargajos y riéndote de los que aparecían en periódicos amarillistas ¡Si me vieras ahora! ¿Me comprarías? ¿Me besarías? ¿Qué canción me dedicarías en la rockola de nuestro bar favorito? Jurabas que sólo estabas enamorado de mi alma ¡Va! ¿Mi corazón? El que te gustaba escuchar y según tú te daba tanta paz. Ahora se quedó entre el lodo y seguramente ya se lo tragaron las ratas y los perros.





Ahora estoy en el lugar más alto del mundo, inventando cuentos donde sólo te mueres una y otra vez sin un final. Inventando locos que te persiguen cada noche. Amabas la oscuridad ¿No? Seguramente ahora estas en el bar escuchando alguna de tus canciones favoritas. Quizás besándote con quién sea. Pero uno de mis personajes no deja de seguirte. Me contó que fuiste a visitarme, que llegaste igual de borracho que cuando me enterraste. Ni siquiera te acordabas donde me habías echado. Reaccionaste al ver un hoyo en el que encontraste algunas uñas y mi camisa negra, rasgada por el cuchillo que usaste.





Ahora estoy en lo más alto de cualquier parte. Desde aquí invento tus peores pesadillas, abres los ojos y no te puedes mover. Desde aquí puedo saber que haces, que comes, cuando das la vuelta en las esquinas ¿Los accidentes que vez no sabes que son por mi culpa? Desde aquí, sé que estas pegado a la rockola escuchando mil veces la canción que alguna vez me dedicaste. Cuando me aburra de inventar estas historias, nos volveremos a encontrar, para meterte toda la tierra que quepa en tu boca.




Imágenes Hector de Gregorio.

1 comentarios:

Xim dijo...

¡¡¡¡¡ SUPERLATIVO !!!!!!

ERES UN PUTO GENIO, UN DIAMANTE EN BRUTO, ME FASCINAN TUS RELATOS...

ESTOY ALUCINADO...

GRACIAS POR EXISTIR GUAPETÓN!!!

BEXOTES MUXOS

X