CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

viernes, 1 de mayo de 2009

Gato Griego

Full on .All night. Come on!



Gato griego
Basado en la película Head On

Los griegos están locos. Desgraciadamente nací dentro de ese agujero. Soy parte de esas ratas. Sé bailar música griega. Comportarme como una señorita durante el día. En las noches soy Toula, la del cabello largo y negro. Con atuendos provocadores. Toula es el nombre de mi madre muerta. Ya conocen su nombre cientos de hombres. “Toula”, lo susurro al oído si los acabo de conocer, y en la cama a gritos. Esta noche los planes eran ir de antro con mi primo Ari. Él prefirió ir a un salón donde tocan música griega en vivo. Supongo que con tal de drogarse le da igual a donde ir.



Los griegos tienen mierda en la cabeza. Ves a tus padres emocionados por matrimonios de personas que apenas conocen. Tu padre les dice a los futuros esposos que deben tener hijos, casa y perro. Les da un poco de dinero para celebrar. Mis padres nunca van a festejar que su hijo es maricon. Por las noches me transformo en gato. Me pierdo en la oscuridad. Cada amanecer lo veo en lugares diferentes. Esta mañana sucedió algo extraordinario. Por primera vez sentí que mi cuerpo estaba drogado, sin necesidad de inhalar o inyectar. En mis ojos sentía el palpitar de mi corazón. Me faltaba oxígeno y no podía articular bien las palabras. Me di cuenta que me gustaba él. Por primera vez no sólo quería bajarme los pantalones, tener sexo y largarme inmediatamente. Esta noche él irá al salón griego. No me lo puedo perder. Esa es la razón por la cual cancelé la salida con mi primo. Se enojó demasiado, pues ya estaba travestido. En su maquillaje y en su vestido tenía bien puesto el nombre de Toula.



¡Toquen algo para mí! Ten mi bolso cariño. Soy dueña de la pista. Los ojos sobre mi despampanante cuerpo. Escucho burlas. Los que se mofan más fuerte, no dejan de ver mi culo cuando me agacho. Aquel señor barbudo no deja de ver mis piernas y sé que quiere abrírmelas. Con el tiempo he adquirido cierto poder psíquico. No es paranoia. Por ejemplo, aquella mujer clavó su mirada en mi cabellera. Es más largo que el de ella y no es un corte griego. Y ese señor no deja de ver mi rostro. Le diría que sí, que en la calle podemos fingir que yo soy una verdadera mujer y el un niño inocente que le dieron liebre por conejo. A mi edad nadie viene a contarme cualquier cuento.



No soporté ver el show de Toula. El ridículo. Salgo para no regresar nunca más y para que me trague la tierra. Para encontrarme con cualquiera. Para bailar, inhalar y coger. El sale y grita que me detenga. Me petrificó. Se acerca sólo para decirme que le gusto, así, sin rodeos. Sólo puedo verlo a los ojos. Otra vez esa sensación de drogado. A lo lejos escucho la voz de Toula. Le grito que se largue. Ha ido demasiado lejos. Es suficiente. Ella me agarra la cara con sus dos manos:

-Nunca digas que algo es suficiente ¡Nunca lo es!

Ella para un taxi. Se sube y deja la puerta abierta. No me queda más remedio que subir. Toula me conoce mejor que nadie. Sin contarle mi vida sabe por lo que estoy pasando. Le dice a él, nombre y dirección del antro al que vamos. Su respuesta: ahí estaré. En el taxi pude ver mi transformación a gato. Mis ojos en el retroviso no son los mismos. De mi piel comienza a nacer pelaje negro. Soy un gato negro. De mala suerte. No. más bien de mala muerte… ¿Mala suerte para quién? Para mi familia. Para mi no, yo disfruto tanto ser puto. Tantos hombres en mi vida. En el mercado, en callejones, en el antro… Me percato de las sirenas de una patrulla. El taxista iba a demasiado rápido o ¿Serán policías griegos y leyeron mis pensamientos? Toula me mete una pastilla a la boca. El taxista frena.



Todo es blanco, el piso, el techo, las sillas. Mucha luz para una señorita y un gato ¿No crees Ari? Hasta me siento pura. No te preocupes Ari. Ahora que venga el policía, subiré mi vestido. Con suerte hasta ya lo conozco y le recordaré aquella noche de pasión…
Dos oficiales entraron a la habitación. Vociferando: ¿De donde había conseguido las drogas que estaban en mi bolso?... ¿De donde había sacado el dinero? Del juego de canasta ¿Soy prostituta? No. Sólo fácil ¿Somos novios? No. Ari es mi primo ¿Son griegos? Sí. Por suerte no somos árabes. No les gustaron mis respuestas. Ari tenía una pistola en su cien ¡Desnúdense! Fue la orden. No iba permitir que vieran mis partes íntimas. No me quitaré la ropa interior ¡Vamos puta! Y el primer golpe. Las patadas en el suelo. Sangre sale de mi boca y de esa boca ensangrentada grito que tenía que ser policía. Casi todos tienen que estar pendejos para ponerse ese uniforme. Enjaulan a idiotas para después darles una pistola y se sientan poderosos. A mi no me importa. Acabé con mi ropa interior desgarrada por sus manos y retorciéndome en el suelo. Le deseo la muerte con todas mis fuerzas: Gente como tú debería morir. En sus insultos siempre fui la puta. Mal parida, que debieron haber matado al nacer…
Y al salir Ari con la cabeza agachada, me dice que me hubiera quedado callado ¿callado? Callada, soy Toula ¿No luchamos por algo mejor? Y le digo: cada vez que te quedas callado esto va seguir pasando. Pido un taxi, Ari ruega acompañarme a casa. Está asustado, como un niñito. Le digo que no, sé cuidarme sola






Veo como mi vida se va a la mierda. Como me hundo en el agujero. Y no voy a hacer nada para salir de ahí. Moriré. Nadie se acordará de mí. La noche pasada, después del incidente con los policías, él estaba ahí. En el antro. Cerca del cuarto oscuro. Al verlo sentí como una pared me atrapó, me estrellé contra ella. No sé si fue por verlo, por la inyección o por ambas. Quería tener sexo ahí. Él decidió llevarme a su departamento. Ahí dejé de ser un gato para transforme en monstruo. El sexo inició desenfrenado y acabó en golpes. Acabe dañando su cuerpo, arañándolo, mordiéndolo. No podía controlar mis impulsos. Él comenzó a golpearme y a gritar que soy un degenerado. Me echó de su casa. Quedé tendido en un pasillo, desnudo. No tengo nada, más que este cuerpo. No sé cuantas veces dije perdón en silencio. Fue entones cuando me di cuenta que quizás ni siquiera soy un gato negro. Me levanté. Salí del edificio. Empecé a caminar sin rumbo. El sol comenzaba a salir. En mi caminar me topé con un taller mecánico y ahí estaba un gordo viéndome fijamente. Me acerqué a él y no hice más que arrodillarme ante ese templo decadente que le rendiré culto con mi boca.



Siempre seré una prostituta, un perro, un maricon, un griego…

7 comentarios:

reps dijo...

excelente reseña de la pelicula, felicidades me encanta tu visión del arte. besos
reps

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

una historia interesante. Tu blog es muy especial y original. Un abrazo.

Vere dijo...

Vaya... he estado muy entretenida leyendote...

Saludos de Chile para ti.
:D

Anónimo dijo...

es un placer leerte donde puedo conseguir esa peli?

Anónimo dijo...

q fuerte!!!! jajajaja me kede enbobada leiendote y me olvide por uns ricos minutos del aburrido trabajo de oficina!!!! yeahhhhhh ahhhhhhh kiero que me regales esa peli como la otra que tan lindamente me obsequiaste!!!! jajajajajajajajaj cuidate menso! saludos
PD.factorizacion ax(cuadrada)+bx+c=0 x=droga jajajaja bye! GYNA PUNK

UNCUENTOLLENODEVENTAJAS dijo...

esa peli me aburrio mucho, me atrevo a decir que Remi se sentiria incomodo a lado de alguien como el presonaje principal, parece un puberto con su crisis existencial.

UNCUENTOLLENODEVENTAJAS dijo...

no me gusto, si es un guey q ama la puteria, pero te digo que sufre al estilo de la maria magdalena, prefiero shortbus, simplemente la musica y el guión, según yo son increibles...