CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

jueves, 27 de noviembre de 2008

Carta de entrega inmediata



(fragmento de la novela combustión)

No he sido sincero…
Te inventé mis miedos
Para que no pienses que soy psicópata.
Dicen que ellos no temen a nada.

Te dije: la muerte
Es lo que todos dicen…
Incluso la oscuridad
Y los ruidos de mi casa.

Pero a mi no me despiertan los ruidos.
Y ni siquiera tengo tiempo de pensar en muerte
Tengo poca vida y si es eterna
Que espere su turno para dedicarme a ella.

Fui un mentiroso
Al responderte que no me da miedo
Perder las piernas, ni los ojos.
Que muchos valientes trascienden en la vida
Hechos un pedazo de carne.

¿Qué más da perder las piernas?
¡Los ojos?
¿O quedar mal de la cabeza?
¡¿Qué más da?!

Pero la verdad y el secreto
Es que mi único miedo eres tú.
Que el corazón se vuelva loco al verte
Y mis ojos no respondan.

Es entonces cuando me doy cuenta
Que mis miedos son la ceguera,
Los paros cardiacos
Y de ahí se derivan todos los demás.

Quedarme sin piernas
Y no poder seguirte el paso
Enfermarme de algo
No creo que te guste en estado vegetativo.

Tengo miedo a los malos presentimientos.
Ya no me hables de estrellas fugases
Bien sé que de ahí se alimentan mis inseguridades.
Y que hables, te calles y grites.
Odio que nos dejes sobre tableros
Siempre pierdo en los juego de azar.