CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 8 de abril de 2008

The bubble

THE BUBBLE



Las noticias nos llegan al través de los medios de comunicación, que más bien son de incomunicación ya que la mayoría han surgido dentro de grandes consorcios, léase monopolios, con intereses muy particulares, algunos incluso ligados a intereses extranjeros, contrarios a nuestras necesidades y aspiraciones.



Su manera de comunicar es tendenciosa con el propósito de crear manadas de borregos que puedan ser conducidos por sus perros de pastoreo, o sea sus “líderes de opinión”. Este grupo está formado por lorocutores, analistas y editorialistas salidos de un ejercicio profesional sin ética ni moral; gente con la espalda bien aceitada para agacharse cuando lo mande el Gran Poder. Todos ellos venden sus “productos” a los dueños del dinero y el poder y a nosotros nos atacan con noticias y programas llenos de intención dominadora de conciencias. ¡Sólo nos quieren como esclavos! Muestran la violencia y el absurdo en un punto apocalíptico para llenarnos de miedo. Nos cuentan desde las “travesuras” de Bush, hasta las últimas noticias del “Anti-Cristo” de Britney Spears (como según ella lo afirma). Este par de íconos de la decadencia norteamericana. Alguna vez lo tuvieron todo fueron líderes y en su decadencia, hacen lo que sea para no perder el poder.



El reguetón ¿Es música? Cuando algunos la escuchan comienzan a mover el culo y tratan a las mujeres como perras. Sólo basta con escuchar sus letras y sus videos para darnos cuenta de la cultura machista que promueve este movimiento. Nos dicen: “papi dame lo que quiero” y “Mueve tu culo”…



Podría seguir una enorme lista de cómo el mundo lo estamos haciendo pedazos, unos por borregos, otros por dejadez, otros por egoismo, otros por abuso etc., pero SOMOS TODOS . Los poderosos nos quieren tener en una corral; mientras nos den como los romanos pan y circo. A veces ni siquiera pan, sólo miedo. Gente que no piense ni se cuestione. Sólo ciegos, borregos y esclavos.



Una tarde en la estación del metro Aquiles Serdán encontré un puesto de películas piratas. Encontramos joyas del séptimo arte como las mexicanas: Cicatrices I y II y mucho Hollywood y entre todas esas cajas estaba The Bubble que habla de lo absurdo de las guerras y como una historia de amor entre dos hombres es un infierno por la discriminación y el peligro que corre cualquiera en vivir en una zona de guerra. En cualquier momento se asoman las balas, es un riesgo salir para comprar un disco o una cerveza.



Los personajes de la película quieren cambiar el mundo y lo que proponen como alternativa es: ¡Bailar! ¡ Bailar! ¡Bailar! El mundo lo que necesita es bailar y hacer el amor. No es una propuesta filosófica Hippie. La solución es bailar para acabar con las guerras. Muchos pensamos que en vez de tener una ametralladora y andar entre charcos de sangre, es mejor poner una buena canción y soltar el cuerpo.



The Bubble propone una forma diferente de vida, aunque al final nos dice que quizá no existe solución o quizás como única solución es creer en una mejor vida después de la muerte. Quizás en el paraíso y creer que ahí estaremos con nuestros seres queridos. Que la historias de amor como las de dos hombres sólo pueden existir en otro mundo o tal vez no exista nada más que este planeta y no nos queda más que luchar y sobrevivir.



Y esa tarde que acabé de ver la película, me quede fumando en la ventana mientras se me escurría el cerebro y el corazón. Pensaba en ti. Entonces decidí ver la película contigo. Un sábado ahí estábamos los dos, viendo The bubble. Viendo a Lulu, Yali a Noam y Ashraf que se enamoran y nace una historia de amor intensa: Llena de besos bomba, paranoia, secretos, palabras y besos que son condenados al estigma social. El amor entre ellos dos es fuerte pero no lo suficiente para vivirlo en Palestina.



Acabando la película estaba mal, me acerque a la ventana y nuevamente se me escurría el cerebro, el corazón y ahora mis ojos. Me transforme en una pintura mal lograda o escurrida y antes de de decidir si saltar o no por la ventana, con mi dedo índice acaricio mi ceja para decirte todo lo que siento. Lo que tu amor me hace sentir y lo que me hace sentir este pinche mundo de mierda, mis traumas, el futuro y como me aterra el presente. Hablas y tus palabras me tumban y a la vez no me las creo por que la vida es frágil y el mundo un campo minado. Pero ya estamos en la misma burbuja y por nada soltaría tu mano.



Antes de decidir si me aviento o no por la ventana con el dedo acaricio la ceja para decirte en el idioma de la burbuja todo lo que me haces sentir y me acerco a ti para besarte con toda mi alma hasta estallar. Que no quede nada de nosotros en este pinche mundo.